Felicidad en el trabajo, si se puede

La ONU declaro en 2012 el día 20 de marzo como Día Internacional de la Felicidad, una fecha pensada para reconocer que la felicidad y el bienestar es lo que el ser humano busca y que los gobiernos tienen que desarrollar políticas que estén dirigidas a esta búsqueda.

El motivo de que este día se celebre es gracias a la propuesta del Reino de Bután, un país asiático que cuenta con un Rey (Jigme Sindye Wangchuck) que accedió al trono con 16 años y que a lo largo de sus 40 años de reinado, promovió el camino hacia la felicidad de sus súbditos, una de las principales medidas que adoptó fue desarrollar el concepto de Felicidad Nacional Bruta (FNP) dándole una importancia mayor que al PIB.

Esta filosofía se basa en promocionar un desarrollo socioeconómico sostenible e igualitario, preservar la cultura, la conservación del medio ambiente, pensar que el desarrollo de la sociedad se basa no solo en proveer a los habitantes de las necesidades materiales sino también de su desarrollo espiritual.

Y yo me pregunto, ¿Se puede llevar a cabo esta filosofía en una empresa? ¿Podremos los que nos dedicamos al desarrollo de las personas en las organizaciones impulsar en las empresas este desarrollo sostenible?

Llamadme optimista, decido pensar que si, que si se puede. Cada vez son más las empresas que miden la felicidad de sus equipos de trabajo, es cierto que en primera instancia esto se está realizando porque los estudios realizados nos indican que el trabajador feliz rinde más, los empleados felices permanecen hasta el doble de tiempo en sus tareas y tienen un 65% más de vinculación con su organización, según un estudio del IOpener Institute of Oxford. Aunque la motivación sea en principio mejorar la rentabilidad, que es el objetivo de toda organización, las empresas ya empiezan a ver la importancia de desarrollar estrategias para lograr mejorar el bienestar en sus equipos.

En HIT venimos observando desde el año pasado un creciente interés por parte de nuestros clientes en mejorar el clima en sus equipos, la comunicación entre áreas o departamentos y el desarrollo de competencias en inteligencia emocional, de hecho, esta última actividad es en la que más proyectos hemos realizado a lo largo del 2016, esto nos permite mostrarnos optimistas y nos convence de que el camino que estamos realizando sin duda nos lleva a nuestro objetivo que consiste en que las personas trabajan bien para vivir mejor en sus empresas.

Lucía Barrachina (Dtor proyectos RRHH en HIT)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

Recibe contenidos relacionados con la gestión del talento y emociones, liderazgo y productividad.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
close-image
X