3 razones principales de la falta de concentración en el trabajo y que puedes hacer si te las encuentras.

concentración en el trabajo

Seguro que habrás escuchado a compañeros de trabajo e incluso experimentado personalmente alguna vez la sensación de que no estás aprovechando suficientemente la jornada, acabas agotado/a, te despistas con facilidad o que se te olvidan cosas y palabras muy obvias, puede incluso que descubras pequeños fallos o equivocaciones que hasta te sorprenden de lo evidente que hubiera sido no haberse confundido… No te asustes, puede tratarse de algo puntual o esporádico que no tenga importancia, pero observa si esto se manifiesta día tras día, de forma continuada, en tal caso… tenemos un “problema”.

Venga, no me gusta la palabra problema, tenemos una “información” sobre nuestra capacidad de concentración en el trabajo. En este caso, es muy importante que conozcas las que a mi juicio son las principales razones por las que se sufre falta de concentración, para que puedas buscar las soluciones mas adecuadas, antes de que sea demasiado tarde, claro…

 

  1. El cansancio:

La falta de sueño afecta a la memoria, a la velocidad de reacción y a la atención. El descanso es fundamental para evitar la pérdida de neuronas progresivas que se produce con la falta de descanso.

Obviamente, lo que te recomiendo en este caso es dormir, al menos 7/8 horas al día son necesarias para recuperarte y estar al día siguiente cargado de energía. También es importante que te hidrates habitualmente ya que la deshidratación puede darte efectos similares por agotamiento de las células del cuerpo, la hidratación, mejor con agua, ya que el alcohol y la cafeína puede afectar también el primero porque impide la concentración y el segundo porque aunque a corto plazo y en las dosis adecuadas puede ayudarte, a largo plazo puede generar nerviosismo e inquietud que puede perjudicar la concentración.  Bueno, ya lo sabes, a beber agua y a dormir

 

  1. La rutina o la distracción mental:

Cuando estamos llevando a cabo tareas repetitivas y poco motivadoras, es muy probable que nuestro cerebro desconecte y se distraiga con la primera mosca que pase por delante de nosotros, o lo que es peor, que nos dejemos llevar y divagar con nuestros propios pensamientos, sobre todo si tenemos problemas personales o tenemos la tendencia a preocuparnos por todo… nos puede pasar que nuestra vida personal nos afecte en el entorno laboral.

En ambos casos, la respuesta está en nuestra mente y en nuestra capacidad para autogestionarnos, centrando nuestra atención en la tarea que estamos realizando en ese momento y evitando la dispersión. La buena noticia es que esto se entrena y que los resultados son muy rápidos. ¿Quieres probar?

 

  1. La carga de trabajo:

Si estamos sometidos a mucha presión o estamos asumiendo mas trabajo del que realmente podemos, va a ser realmente difícil que nos podamos concentrar. Imagina que cada vez asumes mas responsabilidades, que comienzas con una tarea y de pronto te surge otra, bien porque te llega a través de algún mail o por un compañero/jefe/colaborador… o porque tu mismo la has creado, en ese instante, te pones con lo último que te ha llegado y pospones lo que hacías, así puede pasarte varias veces, varias llamadas, varias “urgencias…” día tras día…

Sabes lo que pasa, que cuanto mas quieras abarcar, mas difícil va a ser que te concentres, si quieres hacer muchas cosas a la vez, no vas a poder concentrarte en una y al final acabarás equivocándote, dejándolas sin hacer o no aportando todo tu talento en cada una de las tareas, porque lo tienes tan repartido que es imposible que se vea en su totalidad.

En este caso lo que te recomiendo es/parece ser fácil, tienes que aprender a priorizar, a delegar y a asumir las responsabilidades de forma adecuada, también te va a ayudar saber decir “no, ahora”

 

No quiero decirte que mantener la concentración en el trabajo sea tan fácil, pero tienes que saber que en una gran parte depende de ti y de tu autogestión que lo consigas, o al menos que mejores la concentración, porque de esta forma vas a poder mejorar tu rendimiento y reducir tu agotamiento, interesante, ¿verdad?

Si quieres leer más artículos sobre cómo desarrollarte profesionalmente y gestión del talento, te invito a que continúes leyendo mas en el blog https://www.luciabarrachina.com/blog/, a que compartas y comentes lo que te apetezca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

Recibe contenidos relacionados con la gestión del talento y emociones, liderazgo y productividad.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.
close-image
X